La Granja

 
pause «
  /  
»
El agroturismo Voltrona tiene una actividadvitivinícola y olivarera. La extensión total del terreno es de 40,00 hectáreas que se destinan también a pastos y cultivo del cereal. A los cultivos hay que añadir una pequeña ganadería de caballos islandeses. 

El agroturismo Voltrona es una de las primeras casas rurales que surgieron en la Toscana y desde hace más de veinte años ofrece un servicio cada vez más completo de turismo rural.
Desde 1984 hasta hoy en día hemos ido adaptando la estructura renovando los inmuebles e invirtiendo en cultivos especializados. 

Sebastiano Leanza compró este caserío en 1978. 

La finca estaba semidestruida: no había agua potable, ni teléfono ni gas. La corriente eléctrica llegaba sólo a 160 volt y la carretera era poco más que un camino. El 80% de las construcciones se encontraba en unas condiciones pésimas y los dos graneros estaban parcialmente destruidos. Sólo una de las casas era habitable. Las zarzas y demás vegetación silvestre habían cubierto todo un olivar y los jabalís iban a comer al jardín de la casa. Para dar una idea del estado de abandono, baste pensar que los cazadores utilizaban los tejados de las casas para esperar, al acecho, a que aparecieran sus presas. 

En los años ochenta, la ley que regula el turismo rural de la Región de Toscana ha revivido el sector agrícola ayudando a los campesinos a dar los primeros pasos hacia una nueva idea de agricultura: el agricultor, además de producir alimentos, ofrece servicios y promociona el territorio en el que trabaja. 

En el verano de 1984 los primeros huéspedes (alemanes) durmieron en la parte de la casa que se podía habitar. 

La palabra agroturismo resultaba completamente desconocida tanto para los agricultores como para los huéspedes. Se trataba más bien de un fenómeno “naif”: personas en busca de nuevas rutas para explorar …
 
Documentos descargarbles